• Lun. Oct 25th, 2021

Luisleo Magazine

La MATERNIDAD no es difícil

Poradmin

Jul 23, 2021

Qué costumbre se ha vuelto decir que la maternidad es difícil. Y no, no es difícil. Difícil son las situaciones que se nos presentan en el camino y en cada etapa de lo que es ser mamá. Situaciones infinitas y que te pueden llevar sacarte de tus carriles.

Pero ser mamá no es difícil y no tiene que dar miedo a otras que no lo son. Amar a alguien que es parte de ti no es difícil y no tiene que dar miedo.

Miedo y difícil es encontrarte en el camino con personas que critican tu maternidad, tu crianza, tus gustos, tus decisiones. Miedo y difícil es ver como entre mamás (muchísimas veces) lo que reina es señalar a la otra, compararse y mostrarse como “la mejor mamá”, con el “mejor hijo”. Esto si que es difícil, da miedo y ganas de salir corriendo y no querer criar en un mundo con personas así.

Y si, el camino de la maternidad tiene muchas pruebas y retos que nos harán dudar más de una vez en nuestra labor; pero si algo es clave para mi y me ayuda a seguir adelante y decirme “si puedes” es ese instinto maternal que nos nace cuando nos convertimos en mamás, que no nos abandona jamás y que créanme jamás jamás te fallará.

El tiempo pasa, la crianza cambia y nosotros en ese camino de maternidad cambiamos también; crecemos, maduramos y aprendemos.

Por eso hoy entiendo cada vez más que eso de que “la maternidad es difícil” no lo comparto. Para mi lo realmente duro y que se convierte en difícil, ha sido lidiar con personas que sin querer o queriendo quieren hacer tu maternidad, crianza y hasta tus hijos difíciles y complicados. Hasta un punto en que te lo crees.

Mamás y futuras mamás, no se dejen infundir un miedo-mito sobre la maternidad. Desde el momento en que sabemos que seremos mamás algo en nosotras (además de un bebé) crece también y nos llena de fuerza para poder con eso y con todo lo que trae el título de mamá.

En este camino, además de encontrarte personas y situaciones difíciles, también encontramos unas muchas más que hacen todo lo contrario: alentarnos, motivarnos, apoyarnos y darnos la mano para decirnos “lo estás haciendo bien, sigue así”.

La maternidad, la crianza y la vida misma es un proceso donde debes ir a tu ritmo, no al ritmo de relojes ajenos.

Por: Gheraldine Marcano

@soymamamia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *